De blogs de viajes, oficinas de turismo y otras hierba

Valora este artículo
(0 votos)
Publicado en Emarketing y Reputación online Martes, 24 Enero 2012 00:00

Ya han pasado tres días desde que volví el sábado de Fitur. Ha sido mi primera experiencia en la Feria Internacional de Turismo en España, pues solo había asistido anteriormente al ITB de Berlín(la misma feria pero versión alemana) y no he hecho otra cosa sino pasarme horas y más horas pensando y buscando soluciones.

 

En mi caso, empecé este blog de viajes hace casi dos años, el diez de febrero los cumplirá oficialmente, y lo inicié para contar mis experiencias mientras viajaba para tomar las fotografías que luego he ido vendiendo. El Mundo se interesó en mis artículos y los publicaba al mismo tiempo en la plataforma del periódico.

Mi sorpresa vino cuando al regresar de Sudamérica el año pasado descubrí de la mano de Pedro Jareño y minube todo un mundo de “bloggers de viajes” cuando conocí a Eddy Lara Brito y Carmen Teira en un viaje a Israel al que me invitó en mayo. A partir de ese momento me puse manos a la obra, tocaba estudiar cómo funcionaban los blogs de viajes, la repercusión, y las personas que debatían sobre este tema en España.

Tras muchos meses he ido viendo quién es quién en este mundillo. Desde bloggers que afirman ser “los mejores bloggers de viajes de España” a otros bloggers que sin dar mucho la nota tienen mayor repercusión que los primeros; y al mismo tiempo he descubierto que ser “blogger de viajes” está de moda.

Soy autónomo desde hace ocho años y debo confesar que hasta esta edición de Fitur en la que fui acreditado como “blogger de viajes”, nunca me he considerado tal, me gano la vida de mis fotografías, y por ello considero que soy fotógrafo de viajes. Hasta mayo del año pasado yo creía que escribía un diario de viaje en un periódico y en mi propia web, pero me he encontrado con que al mismo tiempo, también soy blogger de viajes. Desde aquí enhorabuena al trabajo de Victoria Rodríguez y Eddy Lara Brito con el Travel Bloggers Meeting que consiguieron las acreditaciones.

Desgraciadamente, he ido viendo que todo esto de mi “blog de viajes” me ha ido quitando tiempo, si bien lo he hecho para inmiscuirme en este mundillo, para intentar entenderlo y, todo sea dicho, para mejorar la plataforma de mi blog, Diario Nómada; debo confesar que lo he hecho porque creo que existe un mercado emergente del que poder obtener un ingreso de mi trabajo como “influenciador de viajes”. Todo este know-how que tengo a través de tanto viaje lo comparto en este blog (este año todavía más) para que otras personas que quieran organizarse su viaje, se informen -de manera gratuita- y puedan ver cómo viajar a destinos en los que yo ya he estado. Obviamente, y como he dicho anteriormente, he mejorado esta plataforma para que sea agradable al visitante, que es el único interesado en este sitio web.

Por otra parte, hasta ahora yo he ido pagando mis viajes, o los han pagado patrocinadores, y luego me he preocupado de vender el material fotográfico con algún que otro reportaje escrito en diferentes medios de comunicación. Nunca se me había ocurrido ir a una Oficina de Turismo (OT) de un destino a decirles que me regalaran un viaje y encima me pagaran el contenido que iba a generar. La verdad es que no lo encuentro lógico.

Tampoco encuentro lógico que de repente, muchísimos bloggers que publicaban de manera altruista la información de sus viajes ahora vayan como vampiros diciendo que quieren dinero. Veamos, salvo gente que ha creado el blog en los últimos tiempos aprovechando el tirón y para ver si cuela y se gana algún viajecillo con un “blogtrip“, los blogs los crearon usuarios que querían compartir sus viajes. Punto.

Tuve una conversación muy interesante en Fitur con Lucca Bocci, responsable de la OT de Noruega, en la que de los temas que abordamos, el concepto básico es: el ROI. Los bloggers de viajes se han colado en los viajes de prensa, y se han generado los llamados “blogtrips”. Estos viajes cuestan dinero, sí, alguien tiene que pagar por el viaje, o ¿acaso los bloggers cuando no iban a blogtrips viajaban gratis? No, siempre alguien tiene que pagar el viaje. Y en este caso, lo pagan las OT. Y estas OT hasta ahora invitaban a periodistas que publicaban sus artículos en medios de comunicación. Y no les costaba más que el viaje. Si bien es cierto, anteriormente por cortesía, se ponían páginas de publicidad en dichos medios tras la publicación de los reportajes, ahora esto es cada vez menor, porque los presupuestos son más ajustados. Y ahora invitan a bloggers porque esperan que los bloggers publiquen reportajes del destino, como hacen los medios de papel convencionales.

Veamos, un blog de viajes gira en torno a los departamentos de márketing y prensa. Estamos en medio porque somos como un anuncio con texto. Para los bloggers existe una disputa ya que están generando contenido de manera gratuita, y yo digo: crea un producto. Si cada blogger de viajes se genera su producto y se lo ofrece a una OT, quizás está interesada en ese producto. Por ejemplo: Noruega quiere salir en la revista “Rutas por el Mundo” e invita al periodista a que haga un viaje por Noruega. Por lógica, Noruega tendrá su reportaje en Rutas por el Mundo, pero el comercial/márketing de la revista, que quiere que Noruega pague algo, le ofrece al destino un encarte, o alguna acción de márketing asociada a su reportaje, para que ese reportaje deje dinero en la revista. El señor de márketing está ofreciendo un producto/acción a la OT.

Habiendo dicho lo anterior, tiene poco sentido ir a un “blogtrip” si no es para contar lo que se ve.Pero si tú como blogger de viajes eres capaz de ofrecer algo más que lo que ya hacías cuando escribías por tu cuenta, si eres capaz de crear un producto que pueda interesar a las OT, entonces coméntales qué cobras por ese producto. Pero por asistir al blogtrip creo que si yo fuera OT no te pagaría, porque si no va uno, irá otro. Porque siempre habrá bloggers que irán gratis a los blogtrips, y ahí es donde tú debes hacerte valer, porque tu blog tiene un valor, y tu producto más.

Los blogs de viajes son algo nuevo. Algo que se está gestando. Como decía Paco Nadalen el #iblognoruega: -¿hace un siglo?-, refiriéndose al Fitur del año anterior. Los blogs de viajes están evolucionando y algunos de ellos se están profesionalizando. Ojo, no es algo que todos quieren, pues hay blogs que prefieren seguir libres, sin contacto con agencias de ningún tipo para ofrecer lo quee ellos llaman “información real”, pero yo puedo decir desde mi punto de vista, que no tengo por qué hablar bien obligatoriamente por haber ido invitado a un blogtrip aTúnez, como me insinuaron en el #TBMAGP de Málaga, ahí va cada uno con su metodología. Ninguna es no-válida.

Cada blog es una plataforma diferente. Por ejemplo yo ofrezco algo diferente a Pau@elPachinko que ofrece experiencias de viajes en familia o a Hombre Lobo@hombrelobo, que ofrece un videoblog. Cada blog tiene su factor diferencial, su seña de identidad y debería explotarlo para crear un producto alrededor del mismo, crear una necesidad en esas OT ya que el medio en sí, internet, ya tiene muchos lugares en los que estas OT podrían invertir su dinero, sin ir más lejos en Facebook, donde puedes segmentar la publicidad de una manera fácil para optimizar tu campaña y el impacto a realizar. Los blogs de viajes deben convertirse en un medio de comunicación serio y fiable, pero no solo para los visitantes, sino para la inversión de las OT.

Mi visión mucha gente la conoce: ROI. Yo tengo un blog de viajes, que estoy desarrollando para que sea más que un blog de viajes en el que cuento mis viajes, comparto experiencias y muchísimo más. Y espero que esta dedicación se transforme en un retorno de dicha inversión de tiempo en dinero. Creo que la profesionalización viene dada por la seriedad y la calidad. El cumplir lo pactado. No digamos que somos los mejores, deben decirlo los usuarios y debe ser el reflejo de nuestro trabajo diario. La reputación lo es todo.

Fuente: diarionomada.com

Modificado por última vez en Miércoles, 08 Febrero 2012 17:55

Artículos relacionados