Reconoce el terreno, fija tus objetivos, lanza tus KPIs y mide tus logros

Valora este artículo
(0 votos)
Publicado en Emarketing y Reputación online Jueves, 20 Enero 2011 00:00

Del mismo modo que para librar una batalla influye el escenario en el que vaya a tener lugar, tierra, mar o aire, pasa con los análisis web.

Se pueden diferenciar cuatro grupos principales de sitios web en función del objeto con el que fueron creados.

Es importante identificar el tipo de web, ya que cada tipo suele tener asociados unos objetivos y unas KPIs para medir la consecución de los mismos.

Identifiquemos los distintos escenarios, canales de negocio, en función de los tipos de web más comunes:

Comerciales: El propósito de este tipo de sitios web es el vender bienes y/o servicios online. Su objetivo, como negocio que son, es obtener el mayor beneficio posible.

Captación: Este tipo de páginas tienen como fin el captar el interés de posibles clientes o informar sobre productos y servicios de un negocio que no puede contratarse online. Sirven para promocionar productos y servicios e intentan conseguir que los visitantes dejen sus datos para que un comercial pueda contactar con ellos posteriormente.

Contenido: Las web s dentro de este grupo suelen tener por objeto crear afinidad con el contenido offline que ofrecen. Su objetivo es conseguir el mayor número de anunciantes posibles para financiar el sitio, para ello es fundamental tener un alto número de vistas asiduas que permanezcan bastante tiempo en el sitio.

Soporte: Este tipo de sitios web son creados para dar respuesta a las preguntas o problemas que puedan tener los usuarios sobre productos y/o servicios.

Sus objetivos fundamentales son incrementar la satisfacción de los clientes y reducir los costes del servicio.

Una vez conocido el escenario en el que se va a librar la batalla es necesario reconocer el terreno. Dependiendo del tipo de web que se vaya a analizar, es muy importante que antes de empezar el ataque (análisis), conozcamos las peculiaridades del entorno, es decir, debemos conocer el sitio, navegar un poco por él para familiarizaron con su diseño y sentir que es lo que sienten los usuarios que lo visitan.

A continuación, como en cualquier contienda, es necesario establecer objetivos. En nuestro caso, los objetivos deben estar claramente definidos y ser cuantificables.

Como ya hemos visto, aunque cada negocio individualmente puede tener unos objetivos específicos, hay una serie de objetivos comunes a todos los sitios dentro de un mismo canal de negocio. En base a estos últimos, podemos empezar el análisis para conocer el estado de salud del sitio web. Veamos los objetivos más comunes y las KPI más usadas, según el tipo de negocio, para medir la consecución de objetivos:

Conocer los objetivos y cómo vamos a cuantificarlos es básico. Nos encontraremos con más datos de los que podremos manejar, así que tener una idea clara de en qué nos vamos a fijar (KPIs) es primordial para sacar los datos que nos van a aportar información. De esta manera, evitaremos perder mucho tiempo.

Haremos un seguimiento regular de las métricas para analizarlas: sin información suficiente no podemos establecer una tendencia y por tanto, es más difícil justificar una conclusión. Además, tenemos que tener en cuenta que dependiendo del negocio, muchos potenciales clientes necesitarán de más de una visita para decidirse a convertir.

Tenemos que intentar segmentar para entender mejor qué pasa en el negocio.

Una vez hecho el análisis, presentaremos los resultados y los interpretaremos. Es conveniente incorporar recomendaciones de aquello que se pueda mejorar; si no se pueden recomendar acciones, el análisis pierde gran parte de su utilidad.

Siempre debemos cuantificar monetariamente las recomendaciones que hagamos, ya sea como un aumento de los beneficios o una menor pérdida. Utilizar esto es una manera infalible para que nos presten atención.

No olvides que el objetivo final es mejorar la web para que resulte más usable para los usuarios y así lograr más conversiones.

Fuente: madridgirlgeekdinners.es

Modificado por última vez en Martes, 06 Marzo 2012 23:35