El valor de las nuevas tecnologías para el turismo

Valora este artículo
(0 votos)
Publicado en Emarketing y Reputación online Miércoles, 09 Mayo 2012 00:00

Las Jornadas de Innovación y Comercialización Turística que se celebraron en la Comarca del Alto Gállego la semana pasada, organizadas por la iniciativa privada con la colaboración del ente comarcal y varios ayuntamientos de este territorio, van a tener un punto y seguido. Juan Ignacio Pérez, director del Hotel El Privilegio, promotor de la idea, explica que las nuevas tecnologías se utilizan cada vez más “como canal de distribución, de comunicación y de información y es muy importante que estemos ahí en esta nueva era de las tecnologías que nos toca vivir”.

A través de la pagina web que se creó de las propias jornadas, se ha remitido una encuesta a los participantes con varias preguntas acerca de esta iniciativa, su utilidad y sus perspectivas de futuro, y se les ha preguntado si quieren formar parte de un grupo de innovación que se va a crear en la Comarca con el fin de seguir haciendo actuaciones en esta línea. “De las 21 respuestas que ya hemos recibido, en 19 nos dicen que contemos con ellos. Y ahora lo que estamos haciendo es analizar estos cuestionarios y los que van a ir llegando, para seguir trabajando en un proyecto de innovación tecnológica de cara a lo que es un destino como tal, y en nuestro caso queremos especializarnos en un destino de montaña”, argumenta Juan Ignacio Pérez.

La intención es que este grupo de innovación se empiece a reunir antes de que acabe este mes y será este foro quien estudie las posibilidades de mercado que tiene el Alto Gállego, las herramientas con las que cuenta (productos artesanos, gastronomía, patrimonio, etc..), analizará las necesidades de este territorio, pondrá en marcha cursos de formación y establecerá un mapa de ruta. Para llevar a cabo este proyecto “se va a necesitar el apoyo de las instituciones y de la iniciativa privada porque no podemos esperar a que las instituciones públicas nos solucionen las cosas”.

Asimismo, apunta que es importante “que en el momento de desanimo que estamos viviendo, digamos que hay cosas que hacer porque sino las hacemos estamos perdidos. Tenemos productos agroalimentarios, tenemos turismo…y lo que tenemos que hacer es aunar esfuerzos para vender este destino”. El consejero comarcal de turismo, comercio y ferias, Fernando Larrosa indica que desde la Comarca “ha supuesto un esfuerzo enorme poder organizar esta actividad, aunando colaboraciones de la propia entidad comarcal, ayuntamientos, asociaciones empresariales y turísticas y Adecuara, pero el resultado bien ha merecido la pena.

En un primer momento, cuando Juan Ignacio Pérez nos lo propuso, nos pareció tremendamente interesante, pero como siempre, la realidad a veces nos frena proyectos que vemos inminentes y necesarios. En este caso, no nos dimos por vencidos y llamamos a todas las puertas que creíamos podían colaborar, las cuales enseguida aceptaron formar parte del proyecto”. En cuanto al resultado de este evento, Larrosa señala la satisfacción “por la cohesión, la voluntad real y el interés mostrado por entidades tanto públicas como privadas lo que demuestra que si caminamos juntos podemos emprender proyectos importantes, y el interés que ha mostrado el sector turístico con su respuesta a esta convocatoria.

Y es significativo que nos haya desbordado la afluencia de participantes, lo que nos ha demostrado que el sector turístico del Alto Gállego, lejos de estar agazapado y ejerciendo de quijote en un rincón, quiere seguir trabajando, innovando y perfeccionándose, en unos tiempos tan difíciles como son estos, y lo quieren hacer de la mano. Eso ha de suponernos a todos un estímulo para seguir trabajando en este sector”.

Las Asociaciones empresariales de la Comarca, Adecuara y los ayuntamientos que han colaborado en la iniciativa, apuestan por la continuidad del proyecto. Y quienes participaron como ponentes, Jimmy Pons y Diego Pons, argumentaron que el “mundo va muy rápido pero tenemos que hacer las cosas poquito a poquito, no hay que correr, lo importante es tener claro a dónde queremos llegar y ahí cada empresario pillara autopista o carretera comarcal o carretera local, pero lo importante es que ellos vean que hay otras maneras de promocionar sus productos y el destino en otros lugares, y a partir de ahí, cada uno tiene que evaluar la opción que quiere tomar”.

Nuevas ideas, personas nuevas

“Contra la idea de nuestro siglo, la idea de la relativo, circunstancial y aleatorio, que va de James Joyce a Albert Einstein, aflora hoy un medievalismo de valores absolutos -como si hubiera de eso-, incontaminados, perfectos.” (Francisco Umbral).

A Albert Einstein se le atribuye una frase que viene a decir lo siguiente: “No podemos resolver los problemas usando el mismo tipo de pensamiento que usamos cuando se crearon.” En mi modesta opinión creo que eso es lo que está ocurriendo en muchos ámbitos, se espera que las cosas cambien haciendo lo mismo.

Huir de modos de resolución preconcebidos

Se precisa de gente nueva que huya de modos de resolución preconcebidos, gente dispuesta a tomar decisiones distintas y valientes, consciente de que los tiempos han cambiado pero sigue siendo posible hacer las cosas de otra manera. Olvidemos el pasado, los antiguos paradigmas, los “felices años” del ladrillo y centrémonos en la actual coyuntura para eliminar lo que no ha funcionado o lo que no tiene sentido.

Desde mi ignorancia no es lógico que el banco central europeo preste dinero (público) a los bancos privados para que estos lo presten a los estados. Y que luego cuando tienen problemas sean los estados los que deban rescatarlos con dinero público. Entiendo que su caída podría ser peor pero luego bien habrá que exigirles un estricto control para que actúen con trasparencia, sentido común y con la obligación de revertir en la sociedad lo que el estado les ha dado.

Además toda empresa corre el riesgo de quebrar si la gestión no es la adecuada, otra cosa es establecer los mecanismos adecuados para asegurar el dinero de los ahorradores. Y por supuesto es inmoral e ilógico indemnizar a aquellos gestores cuya gestión ha sido desastrosa.

Ampliar la prespectiva para aportar nuevas soluciones

Necesitamos gente que crea en ideas y no en ideologías, gente que crea en mensajes y no en mensajeros, gente que busque. Personas con capacidad para desaprender que huyan de los extremos, ya que la historia nos dice que los tiempos de incertidumbre suelen ser generadores de peligrosos extremismos. Se requiere de individuos capaces de abstraerse del remolino pesimista de lo cotidiano, con capacidad para salir del torbellino y observar las cosas con perspectiva, con la suficiente frialdad e inteligencia para tomar decisiones futuras.

Debe de haber un soplo de aire fresco que renueve el “saber hacer” y las formas de actuar de muchas organizaciones, instituciones, empresas... Ancladas en un pasado que no volverá, todavía incapaces de dar un golpe de timón que sincronice su modelo de negocio con el entorno y lo reoriente hacia el Cliente.

Los cambios suelen ser traumáticos y en la actual situación todavía más. Las decisiones son arriesgadas porque los contextos son críticos pero, posiblemente, si optamos por la cooperación, por el consenso, por tratar de sumar o multiplicar en vez de restar o dividir y las tratamos de explicar, argumentando por que se toman y los posibles escenarios que generarán es más fácil que la gente las entienda.

Vamos a intentar que hablen aquellos que nunca dicen nada porque en ocasiones son los que más escuchan, procurar centrarnos en la reflexión y las nuevas aportaciones en vez de la crítica continua. Para posteriormente establecer planes de actuación que nos pongan en marcha porque las ideas no duran mucho, hay que hacer algo con ellas. Decía Ramón y Cajal.

Hace unos días leí una frase interesante que me pareció idó- nea para la coyuntura actual: “La gente brillante habla de ideas, la gente común habla de cosas y la gente estúpida habla de la gente”.

En definitiva…

Todavía queda mucho por hacer y estamos faltos de nuevas ideas. Cuanto antes salgamos de esta dinámica pesimista y empecemos a pensar en oportunidades en vez de problemas, en aportaciones en vez de quejas. Cuanto antes decidamos apostar por el arco iris aunque todavía dure la tormenta y nos pongamos en marcha mejor.

A veces la vida no hay que perder tiempo en comprenderla en su totalidad, es preciso vivirla y seguir caminando. Reflexión, decisión, acción, conclusión…Y así una y otra vez…

Fuente: ita.es

Modificado por última vez en Miércoles, 23 Mayo 2012 22:12