Mientras el mundo lidia con realidades económicas inciertas, lo “móvil” aparece como el oro salvador.

Valora este artículo
(0 votos)
Publicado en Emarketing y Reputación online Miércoles, 22 Agosto 2012 00:00

En Termómetro no nos cansamos de contar que lo móvil es el futuro del turismo y en cómo en distintas regiones de España ya se está avanzando en todo lo relativo a aplicaciones para los turistas. Hace poco nos detuvimos a entender al usuario móvil.

En este caso, a través de este artículo de Logic + Emotion, volvemos a ahondar en la cuestión para entender una tendencia que definirá nuestra realidad más y más en el futuro cercano.

Facebook está por anunciar su modelo de publicidad único que permite encontrar el target soñado como nunca antes. Eso será dentro de un mes. Amazon está hablando con el fabricante chino Fox Conn en vistas de construir sus propios dispositivos móviles y, con ellos, complementar el ecosistema considerable de productos y servicios. China misma ha sobrepasado a Estados Unidos como el mercado dominante de smartphone con más de un billón de suscriptores y 400 millones de usuarios móviles.

La firma asesora IDC predice  que para 2014 existirán más dde 76 millones de aplicaciones bajadas resultando en una economía de las apps. El negocio de la movilidad será un gran negocio en el futuro para nada lejano. Por supuesto, es de esperar que comience una batalla  encarnizada por este tesoro “móvil”, pues los intereses en torno a la materia no dejarán de encontrarse para pelear por un margen más grande de ganancias.

En los primeros tiempos de la web, fueron los navegadores que causaron una fiebre del oro cibernético. Actualmente, en social media se da algo similar puesto que lanzar algo por Facebook, Twitter o Pinterest es fácil, pero construir seguidores involucrados y de valor no lo es. Lo mismo ocurrirá que esta adrenalina que ya está despertando la movilidad en tanto hay compañías que toman un acercamiento como “canal” y otros lo hacen como algo “conductual”. En definitiva, es importante ir tomando noción de que no se trata sólo de lo móvil por sí mismo sino que se trata de entender lo que la movilidad implica. 

La movilidad significa información, conveniencia y sociabilidad todo servido para llevar, junto con una variedad de pantallas en diferentes tamaños y dispsitivos. La movilidad dista radicalmente de la experiencia estática del “escritorio”. Es, en cambio, una mezcla entre una actitud relajada como de mirar un video y otra actitud más proactiva como la de comprar un regalo en tu hora de almuerzo.

Lo móvil está ligado a los dispositivos y, por otro lado, la movilidad es algo que varía con el contexto: las culturas incorporan las tecnologías móviles de diferentes maneras, es el contexto que determina si toda la combinación de lo móvil funciona bien junto o no lo hace.

Para evitar pasar malos tragos con lo móvil, lo mejor es aprender de los errores que otros han tenido con la Web, lo digital y lo social. Mejora tu entendimiento de los sinsentidos de la movilidad y las conductas móviles, antes de emprender cualquier acción. Resiste la tentación de confiar demasiado en un gurú.  Si bien un gurú no te llevará lejos, tampoco hay que rechazar contratar a una sola persona inteligente para ayudar a formar el centro de excelencia que ponga a la moviliad en el núcleo y lo integre con otras iniciativas de negocios.

Lo segundo a tener en cuenta es que volverse móvil no significa lo  mismo que tener una aplicación. De hecho, evita la tentación de hacer una “app” para todo. Armar un ecosistema con Flipboard, por ejemplo, sería una solución. Por último, no pongas las tácticas móviles por delante de la estrategia. Sacar algo “móvil” sin fijarse que tenga coherencia con las metas globales a largo plazo no es útil. Puede que los usuarios ni siquiera lo usen.

Así sólo se garantiza: un bajo número de visitas/instalciones/downloads. Estar por estar en lo “móvil” sin buscar dar un contenido de valor no garantiza el éxito. Los ganadores de  mañana de la fiebre del móvil de hoy serán los que provean de manera sostenida y sustancial contenido de valor al número de usuarios, así sea utilidad llana o entretenimiento de calidad imposible de ignorar.

Las realidades móviles de hoy son inevitables: la competencia es feroz y los usuarios son demandantes. Si tu empresa quiere sacar una aplicación X, se encontrará frente a frente con otros gigantes y cientos de otros pequeños que van a la puja lo mismo que tu.  Antes de lanzarse a lo móvil, todo negocio debe preguntarse seriamente si realmente entienden la movilidad, los comportamientos y los estilos de vida, además de preguntas serias sobre el rol que tendra lo móvil en su negocio. Desde allí, y con las sinceras respuestas a estos planteamientos, una estrategia móvil pueden enraizarse y prosperar.

Fuente: termometroturistico.es

Modificado por última vez en Martes, 18 Septiembre 2012 14:39