Buenos Aires: Un recorrido por la diversidad gastronómica

Valora este artículo
(0 votos)
Publicado en Destinos turísticos Miércoles, 20 Marzo 2019 16:49
Travel Buenos Aires Travel Buenos Aires Imagen por Gentileza de Turismo de la Ciudad de Buenos Aires: travel.buenosaires.gob.arTravel Buenos Aires

La ciudad porteña posee una de las cocinas más sabrosas a nivel internacional y  ha recibido numerosos reconocimientos por parte de las organizaciones más prestigiosas del ambiente de la gastronomía. Descubrí cuáles son las ferias y restaurantes que no podés perderte.

Colombia, marzo de 2019. La gastronomía en Buenos Aires es un aspecto ampliamente distinguido. Aunque uno de los manjares más famosos es la carne a la parrilla, el famoso asado, Buenos Aires tiene restaurantes que sirven platos originarios de diferentes partes del mundo, lo que hace enriquecer sus menúes ampliamente.

Debido a la amplia inmigración vivida a finales del siglo XIX y principios del XX de ciudadanos europeos, el país vivió muchos cambios en la faceta culinaria, recibiendo influencias de países como España e Italia, principalmente. Por lo tanto, es de esperar que los pucheros y guisos por el lado de los ibéricos, y las pastas y pizzas por el de los tanos sean algunas de las especialidades de las cocinas porteñas.

A lo largo del año, la capital argentina organiza todo tipo de ferias que buscan dar a conocer el potencial de los cocineros y chefs porteños. Por ejemplo, durante la BA Food Week los mejores restaurantes brindan menúes de almuerzo y cena con precios especiales. También está la Semana de la Gastronomía Porteña, que reúne una serie de eventos culturales en los que se pueden aprovechar descuentos y promociones en comida y hotelería. Otro de los grandes acontecimientos anuales es Buenos Aires Celebra Las Regiones, un encuentro en el que productores de las diferentes partes del país exponen su oferta culinaria.

Comer afuera es una de las salidas preferidas en Buenos Aires. Será por eso que la escena gastronómica es enorme y tan variada como en las más grandes metrópolis del mundo. En la ciudad de Buenos Aires, los polos gastronómicos más importantes se sitúan en los barrios de Palermo, San Telmo, Puerto Madero y Recoleta, donde se encuentran diez restaurantes que figuran en el listado “Latin America’s 50 Best Restaurants 2018”. En estos lugares se pueden probar platos típicos nacionales, como pueden ser el asado, la empanada criolla o el locro. Don Julio, la reconocida parrilla palermitana, encabezó el puesto 6. La parrilla ya había sido elegida el 55° mejor restaurante de todo el mundo por la edición global del mismo ranking.

Si hablamos de deleitar los paladares de los comensales, no se puede dejar de lado la inclusión del asado en un menú. Las parrillas están siempre concurridas, normalmente por personas que van en grupos grandes y degustan una gran cantidad de los cortes vacunos. Actualmente existe una convivencia entre los locales más tradicionales y las modernas, que incluyen más cortes, pero que, sin duda, son una marca registrada de la gastronomía nacional. Si bien hay muchos lugares para poder disfrutar de un buen asado, la mayoría están ubicados en San Telmo, Palermo y otros barrios cercanos a la costa del Río de la Plata.

En octubre del año pasado la Ciudad llevó a cabo por primera vez el concurso BA Capital Gastronómica, una votación para determinar cuáles son las mejores parrillas del territorio delimitado por la Avenida General Paz y el Riachuelo. Compitieron 55 establecimientos e involucró el voto de casi 18.000 de los vecinos de los diferentes barrios. La ganadora fue La Cabrera, de Palermo, mientras que las otras cuatro primeras fueron Siga La Vaca (Puerto Madero), Don Julio (Palermo), La Rana y El Boliche de Nico (ambas de Villa Urquiza). Con estos datos un turista ávido de probar los mejores cortes, ya tiene su top 5 para hacer sin dudas el mejor Tour de parrillas de la ciudad.

La pizza también es una comida que suele ser un motivo para juntarse con amigos a pasar el tiempo y divertirse, además de ser exquisita. El abundante queso, las rodajas de tomate y las infinitas posibilidades de condimentación hacen que esta delicia se pueda preparar de cientos de formas. Las pizzerías más renombradas se ubican en los polos gastronómicos, aunque también hay muchas sobre la Avenida Corrientes, beneficiadas por la abundancia de teatros.

Los bodegones, ocupan un lugar muy importante en la gastronomía porteña. Son un ícono de las corrientes migratorias más importantes que llegaron a la ciudad, la italiana y la española. En ellos se comen buenos platos de pasta, “minutas”, algunos platos a base de mariscos y pescados e, infaltable, una selección de cortes de carne a la parrilla. Son marca registrada de este tipo de restaurantes sus mozos de oficio, que llevan décadas trabajando en el mismo lugar, conocen de memoria los menúes y asombran a los comensales con sus destrezas a la hora de llevar cinco platos a la vez. Uno de ellos es “El Antojo”, en Villa del Parque que ha ganado el premio a la mejor milanesa de la ciudad.

La Ciudad de Buenos Aires tiene opciones para todos los paladares, es por eso que también existen variantes que implican comida orgánica. Sus mercados y puntos de venta se encuentran en auge y existe una amplia oferta para poder explorar en la ciudad. Incluso existen diversos eventos, como por ejemplo BA Market, que impulsan y fomentan la promoción de estos y otros productos de temporada.

Antes de finalizar, no se puede dejar de lado a la nueva cocina porteña: los bistros. Se trata de nuevas tendencias de lugares modernos y amigables. En este tipo de cocina, el chef cumple un rol fundamental, ya que toma lo mejor de la comida porteña y lo fusiona con todo tipo de influencias, poniendo el acento en la calidad del producto y la frescura de los ingredientes. Vegetales orgánicos, pastas caseras, pescados en preparaciones sencillas, son los protagonistas que logran un plato distinguido.

Sin dudas, la gastronomía porteña es única en el mundo, enriquecida por diferentes sabores que llegaron desde otros lados del globo terráqueo. Todo turista tiene una parada casi obligatoria por los restaurantes de la ciudad, ya que es muy posible que logren llevarse de ellos un más que grato recuerdo, tanto en su memoria como en su paladar.