Relato de un viaje al sur de China

Publicado en Noticias, Eventos y congresos Miércoles, 13 Enero 2021 23:12

Se acaba de publicar Viaje al sur del Yangtsé, de Marta Torres Santo Domingo, coedición de las editoriales Laertes y El Perro Malo, relato de un viaje al sur de China por las provincias de Yunnan, Guizhou, Guanxi y Guandong, terminando en Hong Kong.

1 Cubierta Baja

La primera parte de la obra, Viaje a Yunnan, por la Ruta del Te y el Caballo, recorre la provincia más al suroeste de China, Yunnan, tierra de frontera y una de las regiones de mayor riqueza y diversidad natural, étnica y cultural del país. El itinerario elegido sigue la llamada Ruta del Té y el Caballo, uno de los caminos tradicionales que, durante siglos, han permitido la comunicación y el comercio entre el norte de las altas mesetas del Tíbet y el sur de las bajas llanuras, y entre distintas etnias como tibetanos, han, y otras minorías como los naxi, los bai o los hui. El viaje desde tierras tibetanas, en el que nos encontramos con el formidable río Yangtsé en la Garganta del Salto del Tigre o en la Gran Curva, se va enriqueciendo a partir del contacto con otros pueblos según nos dirigimos al este, y Yunnan nos da la oportunidad de saborear otras historias, paisajes espectaculares, conflictos latentes, y culturas fascinantes que quieren buscar su lugar en la China contemporánea. 

En la segunda parte, De la tierra de los Miao al Delta del Río Perla, el viaje prosigue desde Yunnan en dirección este recorriendo los territorios al sur del río Yangtsé, a través de alguna de las rutas históricas que comunicaban estas regiones tan alejadas del centro del imperio chino con la costa del Pacífico y sus núcleos comerciales. Son regiones montañosas, fronterizas, en las que fueron encontrando su lugar minorías que a lo largo de los siglos habían sido desplazadas al sur por la etnia mayoritaria, los han. Así, en el sureste de la provincia de Guizhou visitamos las tierras donde habitan las minorías miao y dong, pueblos de larga historia y personalidad que, en la actualidad, se esfuerzan por integrarse en la China más desarrollada y global, mientras luchan por no perder sus señas de identidad en el marco del turismo étnico desarrollado en la región. Una artesanía muy desarrollada en plata y bordados, un rico y espectacular folklore y, especialmente, un gran sentido de la comunidad a través de lugares de encuentro como las bellísimas Torres del Tambor o los Puentes de la Lluvia y el Viento son algunas de las señas de identidad de estos pueblos. 

3 Mujeres Miao Baja

La siguiente provincia, Guanxi, permite profundizar en el conocimiento de la China moderna mientras el viajero disfruta de algunos de los paisajes más clásicos del país, inmensos arrozales verdes y ríos melancólicos rodeados de suaves y boscosas colinas verdes. Las Montañas del Espinazo del Dragón o un crucero por el Río Li, cerca de Guilin, permite impregnarse de esa imagen irreal de China construida a partir de sueños difuminados en acuarelas sutiles.

En la costa oriental, en Guangzhou, la antigua Cantón, se llega a una de las puertas históricas que comunicaba China y Occidente, el Delta del Río Perla, hoy en día paradigma del éxito económico, tecnológico y empresarial de la China contemporánea. El final del viaje llega en Hong Kong, bosque de rascacielos, mar, conflictos y finanzas, símbolo de las complejas contradicciones por las que atraviesa un país fascinante y hermético al que siempre desearemos volver más y comprender mejor. 

Aventureros de otros tiempos, poetas, constructores de mitos, exploradoras, escritoras, sinólogos, se suman a viajeros contemporáneos y habitantes del país para abrir los ojos de la autora a una realidad fragmentaria, caleidoscópica, laberíntica, y siempre apasionante, China. Porque viajar por China es navegar por la perplejidad ante un pasado milenario engullido por bosques de modernidad, pueblos de sofisticadas culturas en peligro de desaparición por un turismo étnico implacable, y paisajes espectaculares domesticados para la visita de masas. Pero China es mucho más, en su descomunal territorio acoge múltiples realidades, y el viaje nos llevará también a un país fascinante y hermético, bello y complejo y, sobre todo, muy exigente para el viajero, porque nada es obvio, hay que esforzarse por desvelar lo invisible y, aún así, el viaje terminará lleno de interrogantes abiertos.

El libro, de muy cuidada edición, está enriquecido con treinta fotografías de diversos parajes y habitantes de las zonas recorridas, realizadas por la autora y por Paco Carvajal. Se incluye un mapa y el plan de viaje llevado a cabo, lo que permite seguir la ruta día a día. Y un último capítulo bibliográfico recoge libros de otros viajeros que han acompañado a la autora durante su recorrido, ofreciendo al lector la posibilidad de ampliar sus lecturas.

Marta Torres Santo Domingo es licenciada en Historia, doctora en Filología y bibliotecaria de profesión. Los libros y los viajes la han llevado por muchos países, especialmente de Oriente. Además de numerosos trabajos profesionales sobre historia y bibliografía, ha publicado Viaje a Ladakh, el pequeño Tíbet (Laertes/El Perro Malo, 2018), y relatos de ficción y de viajes en diversas obras colectivas. Utiliza, junto con Paco Carvajal, el acrónimo @tivento (TÍbet, VENecia, TOledo).