¿Wi-fi en la naturaleza y en turismo rural o desconexión tecnológica?

Valora este artículo
(0 votos)
Publicado en Noticias de turismo Martes, 27 Enero 2015 21:48

En estos últimos años la oferta especialmente de alojamientos en las zonas rurales ha evolucionado, de los establecimientos llamémoslos sencillos, de las habitaciones que compartían baño, de la funcionalidad básica a una oferta con diferentes facilidades de todo tipo, desde el jacuzzi, TV gigantes, video-juegos, cerraduras electrónicas y una serie de aplicaciones domóticas, impensables hace apenas una década.

Según muchas encuestas a viajeros, parece que lo mas demandado o considerado de alto valor en un alojamiento es tener wi-fi (gratuita para los clientes) y desayuno.

En el turismo, últimamente las TIC’s han incursionado muy fuertemente y hoy en día existe un abanico de aplicaciones para el viaje muy variada, y estamos solo en el comienzo de esta evolución.

Lo curioso, es que se suponía que los viajeros que iban a los pueblos y áreas naturales, aquellos que buscan la aventura, experiencias únicas, montar a caballo o en bicicleta, trekking, en general un ocio activo en contacto directo con su entorno, que realmente hace a estas personas estar “off “ de su problemática cotidiana, necesitan usar estas apps, a través de sus dispositivos móviles, buscando claro una wi-fi gratuita, especialmente cuando se viaja fuera de su área de cobertura pagada.

Si bien, ya no hablamos de los famosos y codiciados selfies, es decir los típicos auto-retratos de toda la vida, que se hacían todos los turistas cuando viajaban, pero con sus cámaras o cuando pedían a otros que se lo hiciesen, que no requieren wi-fi, pero si un teléfono de última generación (por supuesto); Si hablamos que unos segundos después se precisa conexión para enviar dichas fotos por email, facebook, Twitter, etc.

Los senderos, marchas, trekkings,…usaban muchas veces los GPS, tanto por estar orientados, localizados y poder marcar rutas o seguir las marcadas, cuando uno se bajaba la cartografía digital de esa zona. Pero ahora esto ya está disponible en multitud de aplicaciones para los móviles.

Y podríamos seguir y no terminar con estas apps, que cada vez son más sofisticadas y responden a las necesidades de un viajero. Tanto que algunas me pregunto si realmente se necesitan.

Hace ya años, en los EEUU, cuando se implementaban programas interpretativos en áreas naturales o espacios culturales, ya existían dispositivos de comunicación de la información de los recursos, luego la realidad aumentada, los sensores que se activan con chips de los usuarios y un largo etc.

Seguramente dentro de poco podremos ver turistas en un parque natural o nacional, observando la naturaleza y sus gentes, a través de las “google glasses”. 

Siempre he afirmado, que para los turistas lo mas importante es lo que pueden ver y entender, es decir percibir, pero acorde a sus motivaciones, expectativas e historia personal, pero que pueda obtener satisfacción, sea cual sea ésta.

Pero sin embargo y con aparente contradicción, recientemente se considera un valor diferenciado, un atributo al producto turístico, e incluso increíblemente hasta algo snob, la oferta de alojamientos turísticos y espacios naturales, donde precisamente no hay wi-fi, ni cobertura telefónica o incluso se invita a los visitantes a dejar su artillería tecnológica en la puerta de acceso, para que experimenten una serie de sensaciones únicas, relacionadas también con la salud emocional, que tanto se necesita y busca, en especial en las grandes urbes.

Me recuerda a un reciente invento que hoy publica ElPais, que vale para estar limpio sin ducharse, con el uso de un compuesto de bacterias que quitan olores y ofrece una higiene rápida y efectiva, pero que curiosamente significa volver a recuperar la protección biológica que nuestra epidermis tenia, antes del uso continuo de jabones, gels, champoo, etc.

Así, el turismo rural, en la naturaleza y sus colaterales, usan la conexión telefónica, wi-fi yapps en su gestión, pero a la vez, su ausencia, se considerara cada vez mas un producto o experiencia de lujo, como la naturaleza o la gente, en sí misma.

¡Piénsenlo!

Fuente: efeverde.com

Modificado por última vez en Martes, 27 Enero 2015 22:24