¿Se puede vivir de un blog de viajes?

Valora este artículo
(0 votos)
Publicado en Emarketing y Reputación online Jueves, 08 Diciembre 2011 00:00

La pregunta, da vueltas en miles de mentes con potencial viajero. Primero, porque hacer del viaje una forma de vida, es uno de los sueños más recurrentes que debe haber en el planeta ¿alguna vez alguien no lo ha soñado?.

Vivir viajando, es hacer lo que quieras con tu vida, ser dueño de tu destino literalmente, de tu tiempo, vivir a tu manera. Segundo, porque la difusión de cientos de blog de viajes en los que se transmite la imagen de viajeros que pasan de un continente a otro como mochileros suele ser uno de los anzuelos más motivadores para pensar que vivir viajando es posible.

Ahora bien, el tema de ¿cuanto gana un blogger de viaje?, o cuanto puede ganar un blog “exitoso” en el mercado español, parece ser un tabú, o el tema del “que casi nadie habla” y del que todos quieren saber. De hecho, en una charla reciente en un evento dedicado al mundo de los viajes, la intriga recurrente sobre como monetizarse y monetizar un blog flotaba en el aire sin respuestas.

LearningLark

Algo de todos éstos interrogantes intentaremos develar en éste post, pero no me adelanto.

Para empezar, desde la experiencia propia, aclaro que  no hablo en nombre de un blogger viajero a tiempo completo, que es muy diferente, sino desde mi posición actual de viajero no tan frecuente (aunque proyecto cada vez más), pero ante todo desde mi humilde experiencia de un “par de pares” de años en el mundo de los blogs (tal vez algo más), y con contacto de distintas maneras con el mundo de los blogger de viaje: entrevistas, charlas, búsqueda constante de alternativas de sustento económico desde los blogs, y la experiencia de “monetización” bloggera personal.

Para quienes siguen el blog, verán que poco a poco, se han sumado algunos anunciantes, que hay diversas modalidades de anuncios en el blog, que se han sumado tímidamente redactores, sobre todo en 101 viajes. Y sin embargo, no hay nada que permita ilusionarme desde éste lugar (el de un blog de temática viajes), con la idea de que los ingresos anuales puedan sustentar 100% los viajes de un supuesto blogger viajero que vive de país en país.

Un nicho saturado

El primer tropiezo a la hora de empezar con un blog de viajes es afrontar un nicho que debería definirse como “saturado”. La idea de iniciar un blog de viajes no tiene nada de original: hay miles de blogs de viaje lanzando su señal al mundo al modo “estoy viajando y lo cuento en un blog”. La competencia (aún peor en el mercado en inglés) es demasiado grande, y los posibles recursos económicos disponibles para los blogger de viaje son demasiado escasos.

Buscando algo diferente que decir

Desde éste punto, captar algo de esos recursos sólo será posible traspasando el primer desafío: iniciar un blog de viaje que tenga algo original que decir, ya sea desde el estilo narrativo, desde la fotografía, desde nuestras propias habilidades en el arte de comunicar un viaje. Empezar por imaginar un blog original y que se destaque, es el punto de partida correcto.

Pero hay un tópico que leí alguna vez en una entrevista al blogger de viaje norteamericano Gary Arndt que realmente me gusta resaltar: “…puede que los lectores lleguen a un buen artículo en un blog de viaje, pero ello no significa que se sumen fácilmente a seguir un blog. Detrás de un popular blog de viaje, seguramente hay un blogger con una personalidad y una mirada interesante: en su mayor parte (aunque hay excepciones) la gente sigue bloggers, y no blogs…”. Y hay más: “…la mayoría de los blogs de viaje terminan antes de construir una audiencia, precisamente porque un blog de viaje pierde sustento si no hay viajes que contar…

Sumando conclusiones, perseverancia, estilo propio y pasión por viajar, son las bases para un blog de viaje que aspire a ser exitoso, y aún así, estamos a mucho más de medio camino para monetizar un blog.

Cómo monetizar un blog

En promedio, un blog de viajes normal tiene una vida de 2-3 años: comienzan antes de iniciarse el viaje, y puede trascender hasta un año después de finalizada la aventura. Y en ese lapso, rara vez se obtienen los ingresos suficientes para sobrevivir. Más bien ni de cerca. Evidentemente, algo está fallando en la captación de recursos, cuando hablamos de una industria (la de los viajes) que mueve miles de millones de dólares cada año. Para tener una idea, ser un blogger viajero de éxito en el mercado inglés, significa aspirar a un nivel de ingresos de 1.000 dólares al mes, algo que dificulta incluso viajar en países de alto desarrollo. Y de hecho, alcanzar ese número no es tarea fácil incluso para blogs tan bien posicionados en el mercado inglés que alcanzan una crisis existencial años después de publicar sin pausa.

Sin embargo, es posible hacer de un blog de viaje una plataforma para sustentar un modo de vida. La clave (en la que coinciden muchos expertos) es generar una audiencia notable, para posteriormente, utilizar al blog como herramienta. Una vez que se obtiene la audiencia, el paso dos es monetizarla, y aquí, se disparan las opciones.

Las alternativas para obtener ingresos

Es casi seguro que en éste paso, las opciones más factibles sean de forma indirecta: la publicidad en blogs de ninguna forma llegará a financiar al 100% a un blogger de viaje a tiempo completo (ni de cerca), pero el blog puede resultar una plataforma desde donde “lanzarse a”: publicar un libro, vender algún producto, así como una forma de difusión personal para alcanzar otras formas de ingreso, como publicar artículos en revistas y medios especializados, vender fotografías, etc.. Y todavía más, sin relacionarse con el mundo de los viajes, se puede complementar un presupuesto viajero como escritor freelance en otras temáticas, operar desde la web un negocio bajo la modalidad de un nómada digital, ofreciendo servicios SEO, diseño web, etc.

En cualquier caso, los blogger de viaje requieren una dedicación total, y sobre todo, contar algo diferente de un lugar, y también, de un modo diferente. Creo, es la única forma de sumar una audiencia fiel y destacarse, aún llegando a gente que no realiza viajes, pero que gusta viajar desde un ordenador. Y todavía, con todas las condiciones anteriores, hay que sumar conocimientos de SEO, aplicarlos en los artículos, en el marketing orientado a redes sociales, y sobre todo, tener mucha paciencia y continuidad, durante meses y más de un año con seguridad. Con todo, puede que el llamado “éxito” tarde en llegar aún cuando parece cercano (y no me refiero precisamente el éxito económico, sino al de audiencia).

El mundo de blogs de viajes en español.

Si nos concentramos en el mercado hispano de los blogs de viaje, el mundo empieza a achicarse más de lo que desearía cualquier blogger de viajes. El mercado hispano, aunque en crecimiento y considerable (somos millones y hablamos mucho en todas partes), es notablemente más acotado que el inglés. La ventaja, en cambio, es que hay mucho nuevo por contar, y “mucho menos” competencia que afrontar.

Robert S. Donovan

Las opciones entre los blogs de viaje en español, van también por el lado de la monetización a través de múltiples opciones: publicidad contextual, venta de enlaces, artículos patrocinados, pero me animaría a decir, los blogger de viaje hispanos que viven exclusivamente de los ingresos generados en su blog de relatos personales (y así llegamos a lo que nadie quisiera escuchar) no existen. Y si me equivoco, estaría bien que alguien arrojara la primera piedra.

Las alternativas para obtener ingresos

Es casi seguro que en éste paso, las opciones más factibles sean de forma indirecta: la publicidad en blogs de ninguna forma llegará a financiar al 100% a un blogger de viaje a tiempo completo (ni de cerca), pero el blog puede resultar una plataforma desde donde “lanzarse a”:publicar un libro, vender algún producto, así como una forma de difusión personal para alcanzar otras formas de ingreso, como publicar artículos en revistas y medios especializados, vender fotografías, etc.. Y todavía más, sin relacionarse con el mundo de los viajes, se puede complementar un presupuesto viajero como escritor freelance en otras temáticas, operar desde la web un negocio bajo la modalidad de un nómada digital, ofreciendo servicios SEO, diseño web, etc.

En cualquier caso, los blogger de viaje requieren una dedicación total, y sobre todo, contar algo diferente de un lugar, y también, de un modo diferente. Creo, es la única forma de sumar una audiencia fiel y destacarse, aún llegando a gente que no realiza viajes, pero que gusta viajar desde un ordenador. Y todavía, con todas las condiciones anteriores, hay que sumar conocimientos de SEO, aplicarlos en los artículos, en el marketing orientado a redes sociales, y sobre todo, tener mucha paciencia y continuidad, durante meses y más de un año con seguridad. Con todo, puede que el llamado “éxito” tarde en llegar aún cuando parece cercano (y no me refiero precisamente el éxito económico, sino al de audiencia).

El mundo de blogs de viajes en español.

Si nos concentramos en el mercado hispano de los blogs de viaje, el mundo empieza a achicarse más de lo que desearía cualquier blogger de viajes. El mercado hispano, aunque en crecimiento y considerable (somos millones y hablamos mucho en todas partes), es notablemente más acotado que el inglés. La ventaja, en cambio, es que hay mucho nuevo por contar, y “mucho menos” competencia que afrontar.

Robert S. Donovan

Las opciones entre los blogs de viaje en español, van también por el lado de la monetización a través de múltiples opciones: publicidad contextual, venta de enlaces, artículos patrocinados, pero me animaría a decir, los blogger de viaje hispanos que viven exclusivamente de los ingresos generados en su blog de relatos personales (y así llegamos a lo que nadie quisiera escuchar) no existen. Y si me equivoco, estaría bien que alguien arrojara la primera piedra.

Las alternativas de un blogger hispano

En realidad, quería que me cuenten las alternativas, si las conocen. Normalmente, según lo que he hablado con otros bloggers, o con la información obtenida por parte de bloggers viajeros en entrevistas realizadas para 101 Lugares,  los bloggers de viaje en español, se valen de otros trabajos para lanzarse por el mundo, de sus ahorros anteriores, de una actitud gasolera (como diríamos en Argentina) gastando menos que lo mínimo en cada destino, o directamente, realizando trabajos o tareas rentadas temporales en algún destino, entre algunas de las opciones más recurrentes.

Se puede vivir viajando, pero es imposible hacerlo exclusivamente en base a un blog personal. Por supuesto que hay alternativas que pueden hacer de “premio consuelo” para un blogger influyente: blogtrips, posibles canjes, o viajes patrocinados por oficinas de turismo de un destino o hasta por empresas privadas. Opciones que no por defecto, deben significar “vender” nuestra credibilidad, de ningún modo.

Un medio ideal (pero no económicamente hablando)

Según la opinión de Paco Nadal, “el blog es el medio ideal para narrar viajes y para hacer crítica viajera”, una herramienta en donde somos nuestro propio redactor jefe y editor, sin pasar por la cadena clásica de un medio tradicional. No puedo menos que compartir la admiración hacia la invalorable ventaja de la libertad y la inmediatez de un medio como los blogs, en donde el contacto directo con los lectores tiene un dinamismo difícil de superar.

Paco Nadal agrega, que ya no podría vivir sin su blog, pero también confiesa “no podría vivir (económicamente hablando) exclusivamente de lo que genera un blog personal de viajes”, al menos en los términos actuales de internet. El final de su post, ilustra mucho lo que intentamos sacar a luz sobre la posibilidad de vivir de un blog de viajes. Nadal afirma (y con gran conocimiento) que nadie puede vivir de escribir un blog de viajes en España, a lo que extendería, en ningún país de habla hispana. Sencillamente, ni los ingresos por publicidad, ni las opciones para monetizar un blog disponibles podrían permitir una vida de viajes teniendo un blog como única fuente de ingreso.

Fuente: quellevar.visibli.com

Modificado por última vez en Miércoles, 01 Febrero 2012 22:55